¿Por qué “amamos a muerte” a Juliantina?

#DíaDeLaVisibilidadLésbica

Valentina Carvajal y Juliana Valdés son dos personajes de la telenovela Amar a Muerte, original de México emitida en Estados Unidos en octubre de 2018 y que ha terminado con 87 capítulos el pasado marzo. Han formado la primera pareja de lesbianas en el mundo de las telenovelas. Juliana y Valentina, comúnmente llamadas como Juliantina, ha causado sensación. Ha conseguido que en un género televiso con patrones tan marcados y con tanta importancia cultural como lo son las telenovelas en Latinoamérica, la audiencia se cuestione sus preconcepciones del amor al ver a esta pareja de chicas compartiendo sus vidas. En la pantalla, la pareja es representada por las actrices Macarena Achaga (Valentina) y Bárbara López (Juliana) de una forma muy natural y que ha generado una lluvia de felicitaciones entre las fans de la serie.

Juliantina demuestra que lo importante es amar, sin tener en cuenta el género, el color de la piel ni la orientación sexual. Esto, es lo que escribió Marija Milovanovic en la plataforma Change.org para recoger firmas para un spin off de la serie con estos dos personajes como protagonistas, y ya lleva más de 59.000 firmas. Esto es lo que ocurre cuando en cualquier plataforma de entretenimiento como es la televisión, el cine o la literatura, se da una representación más real del colectivo LGBTIQ+, que lxs fans se sienten identificadxs con el contenido y buscan tener más interacción con el propio proceso de creación y producción de las series.

A su vez, se trata de dos mujeres sobre las que gira esta historia de amor, cuando en la gran mayoría de representación LGBTIQ+ en los medios, suelen ser hombres los protagonistas. Además, el hecho de que también sean cisgénero, obstaculiza todavía más la normalización del colectivo trans. Y es que las cosas están cambiando. Aparte de Juliantina representando al colectivo bisexual, también tenemos a María José, una mujer transgénero en La Casa de las Flores también mexicana. En España, tenemos a personajes como Alba Recio, una chica trans en La Que Se Avecina, Pol y Bruno en Merlí, y muchos más en series de habla hispana.

Pero en lo que se refiere a la representación de mujeres lesbianas en las series, Estados Unidos gana por goleada. Como ejemplos tenemos a Arizona Robbins de Anatomía de Grey, Stef Foster y Lena Adams de The Fosters, Emily Fields de Pretty Little Liars, y más actuales, son los personajes de Alex Danvers y Maggie Sawyer de Supergirl (donde ahora se puede ver a Nicole Maines, una de las primeras actrices trans en representar a una superheroína transgénero). Es cierto que Estados Unidos y sobre todo las series de habla inglesa llevan ventaja, solo hay que mirar a Ellen DeGeneres en The Ellen Show, quien se ha convertido en todo un referente a nivel mundial, pero eso no exime el hecho de que la representación lésbica en la televisión ha aumentado. Ya son varias las presentadoras de televisión que son abiertamente lesbianas, como es el caso de Rachel Maddow y Robin Roberts; también las atletas de diferentes disciplinas deportivas, actrices, cantantes y mujeres de todos los ámbitos profesionales y de todas las partes del mundo.

Estados Unidos puede que tenga ventaja, pero Juliantina es un ejemplo de que en los medios de comunicación de habla hispana la representación va mejorando, vemos más personajes en la televisión y en el cine con los que nos identificamos, y lo mejor es que con una actividad en las redes como la de las fans de Juliantina, este es solo el principio hacia una mejor y mayor representación del colectivo LGBTIQ+. Porque con el tiempo, todo mejora.

Por Carmen Martínez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*