Nicolás, (ahora) 23 años

Me llamo Nicolás. Tengo 23 años y hace nueve años escribí mi primer testimonio para It Gets Better España. A pesar de eso, siento que ese relato lo hubiese escrito ayer.

Me sorprende la cantidad de amor y afecto que he recibido de la gente que comentó ese relato, pero me aflige que aún existan bellas personas que se identifiquen con esto, siendo que han pasado muchos años y uno pensaría que, en la actualidad, muchas cosas se han solucionado. Sin embargo, aún vemos discriminación en espacios públicos, en el trabajo, en los establecimientos educacionales y, sobre todo, en el hogar, ese nido donde la vida comienza y que debiera estar rodeado de amor. Es imprescindible querernos hoy más que nunca, como comunidad, yo creo que juntes podemos lograr muchas cosas y ser la voz de muches jóvenes que todavía no pueden volar y son víctimas de una discriminación sistemática, que a la vez es injusta y que muchas veces se intenta naturalizar para pasar desapercibida.

No mucho después de escribir ese relato, mi familia se enteró de mi orientación sexual por accidente, por haber dejado escrito un mensaje de amor. Pese a que las palabras querían brotar cada vez más y crecer hasta salir de mí, estaba lejos de querer contarles por no sentir el apoyo suficiente en casa, por sentirme solo y reprimido. Las conversaciones que giraban en torno a estos temas no suponían ser una ayuda, sino al contrario, me provocaba temor pensar que (una vez se enteraran) pudieran echarme de casa. A esto sumado el hecho de que en casa llevaba una vida diferente a como yo era hacia el exterior y que, básicamente, nadie sabía qué había detrás de esa persona introvertida. Por todo esto creí que nunca se darían las condiciones apropiadas para sentarlos a todes en casa y decirles: “este soy yo”.

Cuando se enteraron todes reaccionaron de la manera contraria a como yo pensé que reaccionarían, pero por supuesto hubo drama, mucho drama, cuestionamientos, invitaciones (gratis) al psicólogo o a la iglesia. Quizás ser el único hijo varón de 4 hermanes rompía muchas ilusiones para algunes, a muchos padres les gusta soñar e intentar proyectar cómo será la vida de sus hijes, les gusta armar bosquejos para que elles sigan ese modelo. Pero de algún modo también es algo cruel, muchos años viví creyendo ser una decepción, avergonzándome de mis errores y haciéndolos míos como heridas que nunca cicatrizarían, mientras que mis logros nunca los hice míos.

No todo fue de colores tristes, también recibí mucho amor y apoyo incondicional, sobre todo el de mi madre, quien siempre me ha protegido y ha estado conmigo en situaciones buenas y malas. Con el tiempo muchas cosas se fueron conversando, si bien fue un proceso que duró muchos años, puedo rescatar que las cosas hoy están bien. Hoy estoy rodeado de amor, y si bien no coincido con mi familia en muchas cosas, creo que es parte de ir creciendo: el formar tu propia opinión y defender tus ideales. La vida no se va a detener por la opinión que tengan sobre ti.

¿Qué le diría a mi yo de 14 años y a muches jóvenes que quizás vean esto?

Quiero que sepas que eres una persona maravillosa, nacimos distintos y esa es nuestra fortaleza, no tenemos por qué pretender ser igual al resto. Quizás muchas veces te sentirás sole, incomprendide, pero siempre va a haber alguien ahí, en algún lado, observando tus avances, festejando tus logros y ayudándote a levantar en los fracasos. Lo más importante es que aprendas a quererte y a defender quien tú eres, sé fiel a ti, eso te llevará lejos. Ámate y ama a quienes están a tu lado, porque elles también son parte de tu familia. Y recuerda que todo va a mejorar, te lo prometo.

Infinitas gracias a todos los mensajes de apoyo, nunca imaginé que mi testimonio llegaría a tantas personas. Me alegra ver que se han generado redes de apoyo entre ustedes, por lo que me gustaría reforzar la idea de que nosotres, como comunidad, debemos querernos y apreciarnos. Por eso, ojalá esta plataforma siga existiendo para apoyar a las futuras generaciones.

A todas esas personas y a las que leerán esto les envío abrazos, besos y ánimo. ¡Todo mejora!

«A usted le doy este mensaje. Y no es por mí. Yo estoy viejo. Y su utopía es para las generaciones futuras. Hay tantos niños que van a nacer con una alita rota. Y yo quiero que vuelen compañero. Que su revolución les dé un pedazo de cielo rojo para que puedan volar» Manifiesto, de Pedro Lemebel.


10 años de TODO MEJORA

El relato de Nico fue el primero que publicamos en nuestra web y una de las historias que más nos y os ha conmovido a lo largo de estos años de camino. Durante mucho tiempo intentamos contactarle sin éxito, pero la pandemia nos trajo una grata sorpresa: nos envió un mensaje a través de su propio testimonio, sorprendido de la repercusión que ha tenido, y pudimos pedirle que nos contara con más detalles qué había sido de ese chico que tuvo el coraje de compartir sus sentimientos y abrir su corazón. Una vez más, no dudó un segundo en volver a hacerlo y este es el resultado.

Cuando se cumplen 10 años desde que el mensaje "Todo mejora" (It Gets Better) apareciese por primera vez en YouTube, la mejor forma de celebrarlo es compartiendo historias que, como la de Nico, nos han inspirado y han provocado cambios en las vidas de sus protagonistas y de todes quienes las hemos leído.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*