¿Conoces realmente la asexualidad y el arromanticismo?

Seguramente muchas personas habréis escuchado que la asexualidad es la falta de deseo sexual, que es una opción o incluso es un estado; y que el arromanticismo simplemente implica que una persona no quiere tener pareja. Pero ambos términos no son nada de esto. Son orientaciones y como tal, indican quien te atrae, no el cómo.

La asexualidad es meramente la falta de atracción sexual y el arromanticismo es la falta de atracción romántica. Ambos no se pueden entender sin el modelo de atracción dividida. Desde este modelo se pone de manifiesto que para comprender mejor la realidad de estos colectivos, debemos empezar a hablar de diferentes tipos de atracción que marcan nuestra orientación (u orientaciones). Desde la Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad (REVA o AVEN en inglés) se mencionan muchos, pero los que más peso tienen a la hora de definir nuestra orientación son la atracción sexual y la romántica.

La atracción sexual es la que sientes por las personas del género que te atrae con la finalidad de tener sexo. Facilita la interacción sexual y te lleva a fijarte más en algunos aspectos de las personas como el cuerpo, la voz, los olores… Muchas personas asexuales descubren que no sienten este tipo de atracción porque observan que se fijan en quien les atrae de manera diferente a muchas personas de su entorno. Es muy común que sientan que hay algo raro en ellas o que están rotas.

Sin embargo, no debemos confundir la atracción sexual con la sensorial. La atracción sensorial hace referencia a aquello que te atrae por los sentidos (tacto, vista, gusto, olfato y oído). Algo te puede parecer agradable, pero solo eso no es atracción sexual. No es lo mismo que una persona te parezca guapa o bonita, a que te parezca sexy o que veas un elemento más erótico en ella.

La atracción romántica es el sentimiento que te lleva a querer vincularte de una manera romántica a otra persona. Es lo que comúnmente llamamos “enamorarse”. Las personas arrománticas también pueden descubrir su orientación al ver que no pueden enamorarse de las personas de la misma manera que su entorno. También es muy común que lleguen a sentir que están rotas.

Es decir, este modelo de atracción nos indica que las personas podemos sentir atracción romántica o atracción sexual hacia nuestro mismo género, hacia otro género, hacia todos los género o hacia ninguno. Por ejemplo, una persona puede ser a la vez homorromántica y asexual porque le atrae su mismo género románticamente, pero ninguno sexualmente.

Por lo tanto, y conectando con las falsas creencias mencionadas al principio, la asexualidad no es la falta de deseo sexual. Las personas asexuales pueden tener una libido mayor o menor, pero eso será independiente de la atracción que sientan.

Además de todo esto, también se debe entender la asexualidad y el arromanticismo como parte de un espectro. Para facilitar su comprensión, AVEN ha creado un triángulo que lo explica gráficamente.

Ilustración izquierda: triángulo para la atracción romántica | Ilustración derecha: triángulo para la atracción sexual

El triángulo de AVEN representa la orientación de cada persona y permite hacer un mapeado utilizando uno por cada tipo de atracción. En la parte blanca se encuentran las personas alosexuales o alorrománticas, que son aquellas que sienten atracción sexual o romántica (según el triángulo al que miremos) bajo cualquier circunstancia, y en la parte negra, se encuentran quienes nunca la sienten (asexuales o arrománticxs).

Ilustración izquierda: bandera de la demisexualidad | Ilustración derecha: bandera del demiromanticismo

En la zona gris se representa a quienes sienten atracción si se dan determinadas circunstancias (grisexuales o grisrománticxs). Hay varios tipos de orientaciones en la zona gris, pero lo más común es la demisexualidad y el demiromanticismo. Las personas demisexuales solo sienten atracción sexual cuando han formado una fuerte conexión emocional con alguien; y, en el caso de las personas demirrománticas, ocurre lo mismo pero con la atracción romántica.

Para entender mejor todo esto, os pondré el ejemplo de una persona ficticia que ha utilizado el triángulo de AVEN para representar su orientación y que además, nos ha dicho que es demirromántica:

Esta persona es asexual, por lo que nunca se ha sentido sexualmente atraída por nadie y es de esperar que nunca lo haga en el futuro. Sin embargo, románticamente le atrae tanto su género como los demás, pero no es lo habitual, ya que solo se puede enamorar cuando conecta mucho con alguien (por ejemplo, una amistad cercana).

Entiendo que esta es una realidad que a simple vista pueda parecer compleja, pero es necesario entenderla para lograr visibilización y aceptación social. Gran parte de este problema reside en la utilización de un vocabulario que deja atrás muchas realidades, ya que siempre se habla de orientaciones sexuales como un todo. Al fin y al cabo, lo que no se nombra, no existe.

Por ello, se debe luchar por nuestra inclusión y por una igualdad real. El solo hecho de entender el modelo de atracción dividida, permite que podamos existir a ojos de la sociedad. Se puede demostrar que estas orientaciones son válidas, y que se puede vivir perfectamente sin sentir atracción sexual y/o romántica sin que ello nos excluya de crear lazos afectivos con otras personas.

Por Lucía M.C.

3 Comments

  1. Soy ace y me estoy planteando si soy arromántica también, pero es un concepto que no acabo de entender. Me han gustado sólo 3 personas y tengo 26 años, por lo que creo que soy demiromántica. Pero a la vez tengo la duda, no es lo «normal» no llegar a enamorarse hasta que se ha establecido una amistad? Es la parte que no acabo de entender y me parece que es lo más común, tal vez sea porque a mí me resulta imposible que lo contrario pueda suceder.

    Gracias!!

  2. Hola, soy la autora del artículo.
    Yo no soy arromántica pero aun así, puedo explicarte un poco los términos y como siento yo la atracción romántica. Si necesitas más información, puedes hablarme a mi cuenta de twitter o de instagram para que te pase información que hayan escrito personas del espectro arromántico. En ambas redes sociales puedes encontrarme como «acetivismo».

    Para saber si pertenecemos al espectro arromántico, creo que lo primordial es saber distinguir que es la atracción romántica. La sociedad nos dice que cuando te enamoras no puedes vivir sin la otra persona, que no puedes parar de pensar en ella, que sientes unas mariposas en el estómago constantes…
    La atracción romántica (y el enamoramiento) no siempre funcionan así. Esta atracción es un sentimiento que te hace estar más pendiente de la otra persona, querer tener más contacto físico con ella, que te cueste un poco más ver defectos en la otra persona… Es un sentimiento que hace que quieras vincularte más a alguien. Las personas arrománticas también pueden sentir arrobamientos (http://es.asexuality.org/wiki/index.php?title=Arrobamiento) sin embargo, estos no son tan intensos como el enamoramiento.
    Y respecto a lo que mencionas de que puedes ser demirromántica… Las personas demis no se enamoran de una persona que sea su amiga como tal, si no de una con la que tengan un vínculo emocional. Es decir, que tiene que ser una amistad como un poco más especial que para el resto de personas.
    A las personas que no somos demirrománticas nos puede llegar a atraer más una persona cuanto más la conocemos porque nos pueden atraer más cosas de ella (Si tiene x gustos compatibles con los nuestros, si tiene rasgos en su personalidad que nos atraen, si la forma que tiene de tratar a otras personas nos gusta…). Sin embargo, para nosotres suele pasar menos tiempo desde que conocemos a la persona hasta que nos enamoramos de ella. A una persona demirromántica le cuesta más enamorarse de otra porque necesita que pase un tiempo hasta que se forma un vínculo.

    Espero haberte ayudado con mi respuesta pero si necesitas cualquier cosa, escríbeme por redes sociales.
    Un saludo!

  3. Hola 🙂 yo soy una persona asexual y arromántica así que no puedo decirte como experiencia personal bajo qué circunstancias es normal enamorarse o no, puesto que yo no considero haber sentido eso nunca. Sin embargo, conozco a personas asexuales alorrománticas que sienten atracción romántica el mismo día que conocen a la persona en cuestión, y no creo que en un día dé tiempo a establecer una amistad 😛
    En cualquier caso, al final las etiquetas sirven para describirnos; no tenemos que adaptarnos a ellas, sino que ellas han de adaptarse a nosotres. También tienes la atracción platónica, sobre la que puedes buscar más información (pero cuidado, que a veces no la definen muy bien). ¡Espero que mi respuesta te haya aclarado al menos un poco!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*